Galerías de imágenes de Francisco Javier Ruiz Torregrosa.

Posts tagged “Sexo

¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?

Lo que viene a continuación es una curiosa e interesante entrada que escribí hace ya tiempo en el blog Memorias de una cachimba y que he querido recuperar para que no quede en el olvido:

“Estás tranquilamente estudiando de noche, son las tres de la mañana de un martes. Nadie en la calle. De pronto el móvil, situado encima de la mesa, vibra durante un intervalo de apenas un segundo. ¿Un toque? No, un guarritoque.

Vas a pedirte la copa que te regalan con la entrada de la discoteca, te acompaña un amigo. Tras hacer malabares para conseguir un sitio en la barra lo consigues. Miras a la camarera, no te hace caso. Miras al camarero, tampoco. Miras el móvil para ver la hora. Tienes un mensaje de una amiga. ¿Un mensaje? No, un guarrimensaje.

Estás con todos los amigos en el botellódromo. No paras de reir. No paras de beber. Alguien cuenta un chiste y os volveis a reir. Alguien cuenta una anécdota pasada y reis de nuevo. De pronto el móvil suena en el bolsillo. Crees que será el colega que falta por llegar. No es él. Es una amiga. El móvil sigue sonando, te está llamando. Son las 4 de la mañana. ¿Te está llamando? No, te está guarrillamando”.

Ciertamente son situaciones que nos han pasado a todos y cada uno de nosotros. Y claramente hemos sabido que se trataba de un guarritoque, mensaje o llamada. Muchas noches se convierten en lo que más ansiamos recibir (al menos de determinadas personas), otras tantas noches sirven para subirnos la moral, pero siempre guardan una cosa en común respecto a quien los realiza: dobles intenciones (preferentemente sexuales)

La mecánica es la siguiente: Es de noche y tienes ganas de tema, han pasado las 00.30 h. Coges tu móvil y echas un vistazo rápido a la agenda. Te paras en contactos específicos y les das un toque, o le mandas un inocente sms hablándole de cualquier trivialidad. Si responde, buscas otra cosa de que hablarle, siempre con la intención de conseguir algo. Si no responde no te importa, no te sientes rechazado, ha sido sólo un toque, o un mensaje. Si llevas alcohol en sangre lo más probable es que vayas mucho más directo, mas desinhibido, y te dejes de tonterías de toques y mensajes: Llamas a la persona en cuestión. No sabes que le vas a decir, pero si lo coge sale algo siempre de que hablar.

No hay que fustigarse por ello, es una verdad como un templo. Luego te vienen con excusas. “Me acordé de ti porque pasamos cerca de tu casa”, “Me contaron que habías aprobado el examen”, etc… No son más que excusas, ¡quería algo contigo! ¡Así de simple! Se pasa necesidad, hay ganas, y es una inocente forma de no sentirte rechazado si te dicen que no.

Lo hacemos todos y todas. El que diga que nunca ha dado un guarritoque…¡Miente! El que diga que más de una vez a la mañana siguiente no se ha arrepentido de dar un guarritoque…

¡También miente!”

Recopilador Javi

Deja un comentario si quieres (2)